Red Urbana

SIN SORPRESAS EL TRIBUNAL CONDENÓ A PRISIÓN PERPETUA A JULIO ALLENDES

10/10/2018 hs

Poco después del mediodía de ayer el Tribunal Pluripersonal integrado por los jueces Cristina Fortunato (presidente), Osvaldo Carlos y Hugo Tallarico, condenó a prisión perpetua más accesorias legales y costas del proceso a Julio Alberto Allendes, de 64 años, al considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de Homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género; y Tenencia indebida de arma de fuego de uso civil, todo en concurso real. Además, los magistrados impusieron una multa de $10.000 al encartado. Allendes fue hallado culpable de haberle dado muerte a su exesposa, Noemí Alejandra Salvaneschi (49) en un hecho ocurrido el 17 de abril de 2017, perpetrado en la vivienda de Calle 50 N° 168 de la ciudad de Frontera.
Fueron once las audiencias que se desarrollaron en la Sala N° 3 en las que pasaron 71 testigos (68 de la Fiscalía y 3 de la defensa). En la mayoría de los casos los testimonios avalaron la teoría investigativa del fiscal Martín Castellano, coincidiendo en señalar que Allendes siempre fue un hombre violento que insultaba, maltrataba y agredía a su esposa quien finalmente el 29 de enero de 2017, al día siguiente del cumpleaños de quince de la hija menor del matrimonio, abandonó la casa de Frontera para irse a vivir a Morteros con una nueva pareja con la que mantenía una relación extramatrimonial desde unos seis meses atrás.


El juicio
En relación a la calificación, el fiscal señaló que "al momento de dictar sentencia, el Tribunal entendió -como lo planteamos desde la Fiscalía desde la primera jornada del juicio- que el homicidio doloso fue agravado por el vínculo existente entre autor y víctima y por la violencia de género verificada en el caso". En tal sentido, el funcionario del MPA agregó que "en el curso del debate se incorporaron numerosas pruebas que permiten arribar a la conclusión de que la muerte de Salvaneschi a manos del condenado no se trató de un hecho aislado de violencia sino qué -por el contrario- constituyó el desenlace triste y doloroso de un extenso período de agresiones, malos tratos y humillaciones previas del imputado a la víctima que implicaron un desprecio manifiesto a su dignidad de mujer". Castellano concluyó que "Allendes no mató a su cónyuge en el marco de una incapacidad para comprender lo que hacía o para dirigir sus acciones producto de su estado anímico y de la ingesta de alcohol. El condenado no mató a Salvaneschi en el marco de un estado de emoción violenta originado en un estímulo externo y desmedido de la víctima. Allendes mató artera, sorpresiva y cruelmente a Salvaneschi, en el marco de un claro contexto de violencia de género previa -acción violenta que se evidenció también en el mismo suceso-, sabiendo perfectamente lo que hacía, dirigiendo sus acciones y su voluntad y con un claro y directo propósito de dar muerte a su cónyuge cumpliendo el plan ideado internamente".