Red Urbana

SE CUMPLE EL ACUERDO DE LIMANSKY Y SOIVA

07/02/2019 hs

Unos de los sectores más golpeados por las políticas nacionales es el textil. Como consecuencia de la caída del consumo interno y la apertura irrestricta de las importaciones, los productos fabricados por esta rama de la industria no pueden competir frente a las mercaderías extranjeras que son producidas en países en donde la flexibilización laboral es extrema, rozando la esclavitud y de muy bajos costos.
Una de las empresas más importantes de la ciudad que se ve afectada por la caída de las ventas debido a la recesión en que se encuentra el mercado interno nacional, es la fabricante de colchones Limansky que emplea a 550 personas aproximadamente. La situación se ve reflejada en el día a día, ya que secciones que trabajaban 24 horas vieron disminuido su horario de trabajo progresivamente. Primero se redujo a 2 turnos, luego a un solo turno, para terminar en el escenario actual, en el que "los obreros están trabajando 4 horas y la empresa le paga 8 horas, 4 como remunerativas y las otras como no remunerativas", según explicó el dirigente José Ferreyra, en declaraciones a Radio Universidad.
Tanto el gremio como la empresa se mostraron a la altura de las difíciles circunstancias que se viven y buscaron la alternativa para no despedir trabajadores, a la espera de un mejoramiento de la situación. En referencia a lo anterior, el secretario adjunto de SOIVA recordó que "hemos acordado, en el Ministerio de Trabajo, firmar un preventivo de crisis a partir del 1 de enero hasta el 31 de marzo. Además, la empresa salió a ofrecer retiros voluntarios".
También explicó que a "aquellas personas que tenían hasta 8 años de antigüedad, se le ofrecía el 150% de la indemnización. Con este acuerdo, ya se han retirado 25 empleados de la empresa".
Al mismo tiempo comentó que visita la fábrica periódicamente y que los trabajadores le demuestran su preocupación. "Se nota a diario que no hay trabajo y es mucho el personal para que esté sin trabajo, porque la empresa siempre fue dinámica y creciente basándose en el apoyo de los trabajadores".
Otra empresa del rubro que está bastante complicada y en diálogo permanente con el gremio es Juan Condrac, la cual está analizando presentar el preventivo de crisis, aunque todavía no se resolvió esa situación porque recientemente recibió nuevos pedidos que le permiten mantener la actividd. Las demás empresas del rubro radicadas en la región siguen trabajando con normalidad.
A nivel nacional, Ferreyra apuntó que la posición de SOIVA es cautelosa frente a lo que ofrecen en el Gobierno, referenciándose a la promoción de programas como Semana de la Moda (se realizó del 6 al 9 de diciembre en 2018 y consistió en la compra de ropa, calzado y marroquinería en tres cuotas sin interés y con descuentos del 10 al 35%) ya que "esas cosas que te ofrecen del Gobierno vienen con algo por detrás. Nos ha pasado hace muy poco que querían hacer la reforma laboral del textil y eso fue un impacto muy fuerte porque en realidad por un lado te querían dar algo y por otro lado te sacaban los beneficios que tienen los trabajadores del textil".
Profundizando en su análisis el dirigente gremial expresó que si no rechazaban esa postura del Gobierno "prácticamente entregábamos a los trabajadores con una mano atrás y otra adelante donde eran perjudicados en vacaciones, en aguinaldos, había muchas cuestiones que analizamos y que no eran viables. Ojalá que no salgan, así como somos un gremio chico a nivel nacional, la reforma ésta puede afectar a otros gremios más. Ojalá que se den cuenta y pongamos hincapié en que no salga ésto, porque cuando van por uno después van por todos los gremios. Los logros que hemos tenido es muy lamentable que te los saquen de un día para otro. Ojalá que se dé marcha atrás a la propuesta y apoyemos todos la iniciativa de no a la reforma laboral".