Red Urbana

INCLUIRÁN A LA SEGURIDAD EN LA AGENDA DEL ÁREA METROPOLITANA

05/12/2018 hs

Falta de efectivos suficientes para cubrir guardias y turnos de patrullaje. Edificios policiales en mal estado. Ausencia de coordinación en tareas de prevención y represión de los delitos rurales. Partidas insuficientes para afrontar gastos de combustible y logística de los móviles, que deben ser atendidos por los estados locales. Esos fueron algunos de los problemas más comunes que reportaron ayer los presidentes comunales del departamento que se reunieron en Santa Clara de Saguier, a instancias del coordinador del Nodo Rafaela, Fernando Muriel, para abordar con funcionarios provinciales la problemática de inseguridad en la región.
La principal conclusión que dejó el cónclave fue la decisión de trasladar el tratamiento de la problemática de la inseguridad a las reuniones de las cuatro microrregiones que integran el Área Metropolitana Gran Rafaela. Así, el próximo 12 del corriente se hará el primer encuentro en Sunchales, para abordar la problemática de la zona Norte del departamento; y el 19 se hará otro encuentro similar en Rafaela. La idea es que en esos encuentros se replique la experiencia "multiagencial", en la que participan no solo representantes del Ministerio de Seguridad, sino también de la Justicia. En este caso, se planteó invitar al fiscal regional Diego Vigo para que tome parte de los encuentros, ya que el accionar de la justicia fue severamente cuestionado –en varios casos con desconocimiento manifiesto de lo que se actúa desde el MPA- por los jefes comunales.
Del encuentro participaron el secretario de Seguridad de Santa Fe, comandante Omar Pereyra; el Secretario de Coordinación del Gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Cococcioni; el director de Orientación Social de la región II, Rodolfo Giacosa; presidentes comunales de casi treinta localidades; el senador Alcides Calvo; los intendentes de Sunchales, Gonzalo Toselli y de Rafaela, Luis Castellano y concejales. Además, estuvieron presentes una veintena de presidentes comunales: Claudio Gramaglia (Vila), Fabio Sánchez (Ataliva), Alejandro Ambort (Susana), Jorgelina Sicardi (Josefina), Mauro Gilabert (Humberto 1º), Hugo Michelini (Aldao), Lucio Beltramo (Lehmann), Nicolás Lungo (Egusquiza), Sebastián Rancaño (Santa Clara de Saguier), Gonzalo Aira (San Vicente), Germán Schalbeter (Zenón Pereyra), José Luis Kavulsky (Plaza Clucellas), Raúl Cuggino (Estación Clucellas), Héctor Perotti (Bella Italia), Amadeo Gazzoni (María Juana), Ana María Ceré (Bauer y Sigel), José Torres (Saguier), Fabio Barbero (Ramona), entre otros.
Sin embargo, más que las quejas aisladas, fueron los testimonios en primera persona de algunos de los jefes comunales los que provocaron el mayor impacto. Como el de Jorgelina Sicardi, la presidente comunal de Josefina, que planteó descarnadamente la situación del barrio Acapulco, una zona coloreada de rojo intenso en el mapa de la inseguridad de la región: "hay tiros todas las noches, enfrentamientos entre bandas y todo tipo de problemas. Ya me cansé de llamar al ministro (de Seguridad de la provincia, Maximiliano) Pullaro para que manden más efectivos, más recursos. Se lo pedí de mil formas. No sé qué es lo que tiene que pasar para que me hagan caso", disparó la mujer, que también contó que en la Comuna pasa las noches un niño que no puede dormir en otro lado porque tiene miedo de las situaciones de violencia que se registran a diario. Sicardi también recordó que la Comuna pidió cámaras de seguridad y nunca llegaron. Y dijo que la policía le dice que a determinadas personas "no las puede tocar".
Otros presidentes comunales expusieron en el mismo tono. Fabio Sánchez, de Ataliva, expresó su "sorpresa" porque justamente "cuando estábamos organizando una reunión desde el Área Metropolitana aparece esta reunión convocada por ustedes. Ahora queremos saber qué soluciones traen", disparó. Claudio Gramaglia, de Vila, recordó que su Comuna se encarga de pagar el combustible y que si no fuera por el Banco Nación, que donó algún mobiliario, la Comisaría de Vila no tendría muebles. Mauro Gilabert, de Humberto 1º -Comuna que hace poco fue escenario de una movilización de vecinos luego de una sucesión de hechos importantes- advirtió que "la etapa de la catarsis ya pasó. No estamos viendo acciones positivas, los problemas están en todas las localidades. Necesitamos una solución, acciones conjuntas", pidió.
Otros hicieron catarsis con advertencias igual de severas. El intendente rafaelino, Luis Castellano, levantó la voz cuando describió algunos casos concretos de delincuentes que son denunciados por las víctimas y, pese a la abundancia de indicios en su contra, terminan libres y continúan delinquiendo. "La situación es desesperante. Es muy grave… a los vecinos les piden que hagan la denuncia y nadie quiere denunciar a estos delincuentes porque después se los encuentran a la vuelta de la esquina, en el almacén. Si no tomamos conciencia de lo que está pasando y dejamos la vanidad de la política de lado, todo esto nos va a pasar por arriba a todos", advirtió.