Red Urbana

"ES FUNDAMENTAL LA CREACIÓN DE LAS DOS ESCUELAS PARA LA CIUDAD"

01/03/2019 hs

Luis Castellano estuvo esta semana en el ciclo Red Urbana, que se emite diariamente por Radio Universidad. En esta ocasión lo hizo por primera vez como precandidato oficial, pero los títulos parecen no cambiarle mucho el tenor de sus acciones: "donde voy, para todos sigo siendo Intendente. Me hablan como Intendente, me piden como Intendente. Son muy pocos los que hacen referencia a mi postulación. Y está bien que así sea", dijo antes de que la luz roja marcara el inicio de una extensa entrevista donde habló durante casi una hora sobre diferentes temas.
Para el presente artículo extrajimos algunos de sus conceptos sobre la realidad educativa en la ciudad, los desafíos pendientes y cuán difícil se hace sin el apoyo económico del Gobierno nacional.
- ¿Qué valor le das a la donación del terreno en el Norte de la ciudad, y por consiguiente, a la aprobación del Concejo?
- Es muy importante. Nosotros tenemos un proyecto de ciudad, en el cual lo educativo es una de las patas fundamentales. Para hablar de la donación del terreno me gustaría contextualizar un poco, porque esta semana estuve reunido con casi 150 papás cuyos hijos empiezan las clases en los jardines municipales. Nosotros terminamos, con un esfuerzo enorme de la Cooperadora, dos aulas nuevas en el Jardín de barrio Los Nogales, y estamos finalizando también el Jardín del barrio Zazpe, que es el número 4. Y si bien hay 150 padres cuyos hijos pudieron quedar escalafonados, hubo otros 100 que quedaron afuera de esta posibilidad.
- Con lo dificultoso que se plantea hoy para cualquier familia afrontar el costo de la educación privada...
- Claro. Pagar un Jardín privado es hoy prácticamente una utopía para muchas familias trabajadoras, porque además, los jardines municipales apuntan a las familias en las que trabajan tanto padre como madre y que no tienen dónde dejar a los chicos. Y es parte de una política social y educativa. Ahí arranca todo, porque en realidad el único grado que no se puede repetir es Jardín, y una vez que el chico pasó la edad en que lo debiera haber cursado ya no puede hacerlo más. Y ahí es donde se necesita muchísimo el tema educativo. Por supuesto que los jardines no dependen del Municipio, sino de la estructura del Ministerio de Educación de la Provincia, pero evidentemente nos vamos transformando en un complemento grande.
- ¿Por qué deciden donar los terrenos?
- Este terreno, cuya donación el martes aprobó el Concejo Municipal, es uno de los dos lotes que nosotros veíamos como ‘estratégicos’ en el tema educativo. Uno está en el Loteo Boidi, cerca de La Cañada, del Pizzurno y del Barrio 41, es decir, de todo un sector donde vive una gran cantidad de familias jóvenes y donde hay una sola escuela pública, la del barrio Pizzurno. Y la intención de donar ese terreno es que se pueda instalar un Complejo Multinivel como el que existe en barrio San José. El Norte es el otro sector donde tenemos un problema similar: cuando uno recorre Gabriel Maggi puede observar la cantidad de gente joven que habita el lugar, con barrios como Mora, San José o Virgen del Rosario. Para este sector se donó el terreno, desde el Instituto Municipal de la Vivienda en favor del Estado local y del provincial, con el objetivo de instalar una escuela pública multinivel también.
- ¿Qué sigue a partir de ahora?
- La creación de las dos escuelas. Algo que debe hacer el Gobierno de la Provincia para garantizar la colocación de los cargos. Y después la obtención del financiamiento para la construcción física de los establecimientos educativos. Pero también hay una realidad: la construcción de escuelas está parada desde hace muchísimo tiempo, pero en una ciudad que crece como la nuestra, es fundamental que la Provincia y Nación financien esas obras. Porque el proceso es siempre así.
- ¿Qué otros sectores creen que necesitan más infraestructura escolar?
- Cuando se hace el proceso de donación de las diez hectáreas para la Universidad Nacional de Rafaela, en el Oeste de la ciudad, los concejales en el proceso de negociación y acuerdo con las familias, también agregaron un terreno para una escuela más en ese sector. También es sumamente necesaria esta escuela. Lo hemos charlado con las autoridades de los barrios como el Amancay o el Antártida, y el senador (Alcides) Calvo estuvo trabajando en la búsqueda de un terreno, tarea a la cual nos hemos plegado, porque es otro sector que necesita contar con otro establecimiento educativo que se le sume a la única existente hasta ahora: la Escuela Amancay.
- Pero Rafaela no es solamente educación inicial, primaria y secundaria, sino que también se ha convertido en una ciudad universitaria, ¿sos consciente de este cambio?
- Totalmente. Hay una muy buena noticia: en el terreno de la UNRaf ya se comenzó a construir el cerco perimetral, y este año ya será el momento de acordar para comenzar la construcción de su Campus, en uno de los ingresos a la ciudad. Pero desde lo académico hay que destacar que tenemos 54 carreras (que se dictan en cinco universidades y dos institutos). Por ahí va el futuro, y lo entendemos de esa forma. Porque además, no solamente son carreras que se dictan para rafaelinos, sino para muchísima gente de la región que viene a la ciudad para cursar sus estudios superiores.
- Muchas de estas cosas se hacen con fondos municipales, ¿qué pasa con la plata de Nación? ¿Aparece o aún nada?
- No hay aportes nuevos de la Nación. Pudimos terminar las obras que venían del Gobierno anterior, lo cual no es poco, como la pavimentación de Vieytes-Marchini o la de Gabriel Maggi -que finalizamos con fondos propios, pero la finalizamos-, aunque no hay nuevos proyectos en marcha con fondos nacionales. Teníamos firmado un convenio para ejecutar cloacas en el sector Norte de la ciudad hace dos años y medio, totalmente listo con el Ministerio del Interior. Nos habían dado fecha incluso para la firma del acuerdo específico, y nunca se produjo. Era un aporte, en ese momento, de casi 400 millones de pesos. Hoy estamos ejecutando cloacas en el Sur de la ciudad con un enorme esfuerzo de los vecinos, que pagan un ahorro previo con un proceso muy transparente a través de Gobierno Abierto -ya que los propios frentistas definen en asamblea dónde depositan sus aportes, sea en Plazo Fijo, colocándolo en Letras, comprando dólares o como crean conveniente-. Pero la obra se hace con el esfuerzo de los rafaelinos. ¿Aportes nacionales? Nada.
- ¿No tuvieron novedades respecto del exCepla?
- Eso ni siquiera puede denominarse un aporte, yo diría que una falta de respeto y una mirada totalmente equivocada sobre lo que hay que hacer con uno de los temas más importantes que tiene Argentina, y por supuesto que Rafaela también, que es el de las adicciones en menores. No terminar un edificio de esas características, que está en un 98% avanzado, tras haber transcurrido casi tres años y medio de gestión y siendo que fue uno de los primeros lugares donde llevé funcionarios nacionales personalmente para que vean, es un despropósito. Tenemos más de 120 chicos haciendo actividades en la plaza o en la vecinal porque no tienen un espacio físico acorde.
- ¿Y si debés resaltar algo positivo?
- El gasoducto. Hay que rescatarlo, porque era una obra que venía del Gobierno anterior y que se continuó. Es sumamente costosa y se va a terminar. Además, es muy importante para levantar una barrera de crecimiento y desarrollo para la ciudad. Eso hay que decirlo también. ¿Cómo negativo? No se pudo terminar el Cepla, no hay aportes para proyectos nuevos, la obra de la 34 sigue siendo una incógnita. En este punto, para colmo, vino el propio Presidente en la campaña anterior. Y es él quien queda mal.