Red Urbana

EMPRESARIOS ENCIENDEN TODAS LAS ALERTAS POR LA RECESIÓN

10/10/2018 hs

El Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región se pronunció con mucha contundencia sobre la situación económica del país y de la región, en un descarnado planteo que no ahorró elocuencia en la descripción de la realidad. El número correspondiente a Octubre de su revista institucional "Orientación Empresaria" –que se está distribuyendo esta semana- hace referencia en el título de su informe principal a un "Déjà Vu", en la que "la caída de la producción industrial y del consumo masivo, que lamentablemente se profundizará en los próximos meses, evidencian la ausencia de un plan económico-productivo claro, sostenible e integral. La constante inestabilidad en todos los frentes condiciona el accionar del Gobierno y afecta nocivamente la sustentabilidad empresaria, sostén de la economía argentina y de todos los países que se han desarrollado".
El informe de la publicación empresaria que representa a los industriales y comerciantes de Rafaela y la región subraya que "el restablecimiento de las retenciones a las exportaciones, incluidas las industriales; las intenciones oficiales de dar marcha atrás con la esperada reducción de la carga tributaria pactada en el ‘Consenso Fiscal’ hace menos de un año; la elevación de las tasas de interés por parte del BCRA a valores irracionales, incrementos tarifarios desmedidos, devaluaciones espasmódicas y reaccionarias en respuesta al ‘mercado’, un gasto público ineficiente financiado con una presión impositiva récord, entre otras tantas decisiones erróneas, forzadas o no, desincentivan cualquier voluntad privada de agregar valor y generar empleo de calidad". Hacía mucho tiempo que el CCIRR no se expresaba con tanta contundencia sobre la situación del sector productivo.
Más aún, al abordar la problemática desde una mirada rafaelina, admite que "la situación local no escapa a esta coyuntura, por lo que se encienden luces de alarma en todos los sectores. La cobertura del patrimonio y el sostenimiento de las fuentes de trabajo son las variables que definen las decisiones del día a día, postergando indefinidamente aquellas que tienen que ver con planes de inversión a mediano y largo plazo. De esta manera, la inestabilidad macro se traslada a las expectativas empresariales, las cuales terminan retroalimentando el espiral negativo que condiciona las decisiones políticas".
En la frase final, el informe también ilustra sobre el desencanto empresario: "Salir de este espiral requiere acuerdos de largo plazo que, a priori, distan de la capacidad política de la dirigencia actual".
El duro informe incluye, además, declaraciones no menos severas del presidente de la institución, Andrés Ferrero, quien no dudó en calificar al clima de negocios actual como "un ambiente totalmente antiproductivo". Ferrero enfatizó que "presido una entidad en la que estamos marcando desde hace mucho tiempo la necesidad de un plan de desarrollo y nos parece que estamos en las antípodas. Entiendo perfectamente la cuestión de los equilibrios y la búsqueda de encauzar algunas cuestiones como el gasto del Estado, pero eso hay que hacerlo con eficiencia. La tijera por la tijera misma nos da un escenario de recesión, de caída sin ver el piso, de tasas que son atentatorias contra la vida de la economía, tanto la doméstica como la empresaria".


"Queremos un plan"

Con igual rigor se manifiesta el editorial de la misma publicación, titulado "Queremos un plan". En uno de los párrafos, la entidad subraya que "las urgencias parecen dominar la escena económica y lo plantado en un momento es desandado poco tiempo después. Algunos ejemplos recientes: al asumir el actual Gobierno nacional eliminó las retenciones a las exportaciones industriales y a las del agro en mayor parte. Y hacia fines de 2017 se anunció un aumento de reintegros a las ventas en comercio exterior para algunas posiciones. Hace unas semanas se bajaron esos reintegros. Y con posterioridad se determinó la reimplantación de las retenciones. Una historia similar podría redactarse con el consenso fiscal de Nación con las provincias. Avances y retrocesos, es un zigzag permanente. No vemos planificación ni racionalidad".
Luego de dejar constancia de que "las falencias de las economías gubernamentales parecen ser en Argentina solo resueltas de una sola forma: con aumento de impuestos y tarifas", dice el editorial de Orientación Empresaria que "la única forma genuina de que lleguen más recursos a las arcas del Estado es con una economía en crecimiento. Solo con crecimiento constante del PBI habrá más recursos para todos y genuino progreso económico y social. Las decisiones de nuestros gobernantes parecen no contemplar esa premisa".
"Queremos un plan. Necesitamos un conjunto de políticas públicas económicas y sociales, con el mayor consenso posible, que se anuncien claramente", exhortó finalmente.


FISFE

Por su parte, la Federación de Industrias de Santa Fe, en paralelo con el análisis del CCIRR local, señaló que las industrias santafesinas "padecen un escenario de tasas elevadas, niveles de inflación que deterioran el poder adquisitivo de la población y encarecen los insumos, caída en los niveles de actividad en la mayoría de los rubros y una baja del consumo en el mercado interno. Las más perjudicadas, en este contexto, son las pequeñas y medianas empresas".
En Santa Fe, de acuerdo a los últimos datos del Instituto de Investigaciones Económicas de FISFE, la producción manufacturera en la Provincia presentó en agosto (y por cuarto mes consecutivo) una contracción de -4,2% interanual, acumulando en los ocho primeros meses un retroceso de -1,6% frente a igual período del 2017.
"En el territorio santafesino, si bien hay rendimientos dispares según cada nicho, sectores como el carrocero, automotriz, línea blanca, calzado o textil, por citar algunos ejemplos, se vieron en la obligación de toma la dolorosa decisión de suspender personal o adelantar vacaciones. Vale la pena recordar que la capacidad ociosa de las fábricas, a nivel nacional, está en los niveles más elevados de los últimos 15 años", manifestó la FISFE.
De allí que "desde la Federación Industrial de Santa Fe se planteó la importancia de encontrar mecanismos que funcionen como acciones contracíclicas, para paliar las consecuencias de la recesión y promover una mejora en la actividad industrial. Desde la Unión Industrial Argentina (UIA), se presentó una propuesta con varios ítems en materia tributaria, que consideraron apropiada. Creen que desde los municipios y a nivel provincial, si bien no se define la macroeconomía, también se puede colaborar con medidas que ayuden a la producción", indicaron los industriales finalmente.