Red Urbana

EL DÍA DEL AMIGO Y LAS ALTERNATIVAS PARA RAFAELA

15/07/2019 hs

El sábado 20 de julio, en el final del receso invernal, se celebra el Día del Amigo, una fecha que está marcada por lo afectivo y emocional, pero que no deja de lado la parte comercial, básicamente, relacionada a la gastronomía y regalería.
Esta jornada, tradicionalmente, motiva el encuentro de grandes grupos de estrecha relación, aunque también están los viejos compañeros de escuela, de barrio, de club, que aprovechan esta hoja en el calendario para el reencuentro.
Los festejos, por una cuestión lógica, comenzarán el viernes y se extenderán durante el sábado y culminarán, en muchos casos, el domingo a la madrugada. Las salidas a boliches y la ocupación de meses en restaurantes y comedores será mayor que lo de costumbre, también los regalos que se hacen entre los amigos. Si bien son obsequios pequeños, esto ayuda a motorizar el mercado rafaelino.


Reservas
Todavía faltan unos días para el 20 de julio, pero los comedores trabajan con un libro de reservas que se va llenando lentamente. Quedan lugares disponibles para pasar la noche del viernes y esperar las doce de la noche y por supuesto del sábado.
La tarde, en la hora del té y el café se busca para compartir un momento con estos seres queridos, que tienen un lazo de afecto distinto al que da la vinculación sanguínea. La cerveza con ingredientes también es tenida en cuenta, básicamente por los grupos conformados por hombres y muchachos. Todo suma a un festejo con los amigos.
"La gente, en estos días, llena todo", remarcó el titular de un restaurante, quien también dijo que las reservas permiten elegir el mejor lugar, por eso recomendó llamar con tiempo y asegurarse un buen espacio.


Gastronómica
La mayoría de los restaurantes y bares trabajan con su carta habitual, teniendo algún menú diferente para el Día del Amigo. En bebidas se ofrece una variada carta, y por lo general se regala alguna copa de champaña para el brindis.
Otros trabajan con una entrada, un plato principal y un postre, al que se le agrega gaseosa o cerveza, o bien una botella de vino cada dos personas. Los precios varían de acuerdo con la elección del momento, pero ninguno está por encima de un día normal, sin celebración especial, por lo que no saldrá más caro ir a comer.
La posibilidad de abonar con tarjeta de crédito no está en todos los lugares. Un gran número acepta únicamente efectivo, por lo que conviene consultar a la hora de realizar la reserva. Siempre es conveniente llamar o acercarse al lugar para tener asegurado.


Los más chicos
Los más chicos, que en este tiempo se encuentran en la segunda semana de vacaciones de invierno empezarán a festejar más temprano, incluso desde el viernes. Aunque los lugares de reunión serán totalmente distintos a lo de los más grandes. Casas de familia, plazas y paseos por el centro estarán en la lista del Día del Amigo. También las casas de comidas rápidas.
Los principales espacios verdes de nuestra ciudad, como en cada celebración de este estilo, son un punto común para el encuentro. Gaseosas, masitas y algún que otro sándwich integran la vianda del festejo.
La zona de la ciclovía y la de las quintas estarán con gran cantidad de estudiantes. La algarabía marcará esta celebración que se extenderá a lo largo de toda la ciudad y también en algún boliche en el fin de semana.


Los regalos
El Día del Amigo no es una fecha de grandes regalos y gastos, pero así y todo el comercio relacionado trabaja a buen nivel. Generalmente se buscan regalos más baratos y significativos que puedan expresar la amistad. Según distintas afirmaciones las mujeres gastan más que los hombres y los afectos se expresan con algún cartel o carta con un "te quiero".
En fin, faltan pocas jornadas para el Día del Amigo y nuestra ciudad va tomando color para esta celebración que este año coincide con el fin del receso invernal. Paralelamente está el Festival de Teatro y el colorido de la actuación.
Este festival cuenta con obras pagas, a muy bajo costo, y gratuitas que pueden ser aprovechadas por grandes y chicos para celebrar, por anticipado o no, el Día del Amigo de una manera diferente en nuestra ciudad.